Nuestro blog

Nuestro blog

Ataques de aves

blog
featured image

En las escuelas de pilotos te explican muchas cosas sobre navegación, utilización del espacio aéreo, dónde se puede volar y dónde no, algunos procedimientos de emergencia en caso de algún fallo en el sistema RPA. Pero al menos que yo sepa no se explica qué hacer ante la amenaza de un ave, y es algo que por lo que he podido comprobar buscando en foros no es infrecuente.

Estos días estamos grabando localizaciones por la costa asturiana. Debido a la normativa existente hay que aprovechar instalaciones alejadas de los núcleos de población para realizar las operaciones de despegue y aterrizaje, y en estos casos una escollera o un rompeolas es un lugar ideal. Desde el mar o la entrada de un puerto se pueden obtener fantásticos vídeos de los pueblos y villas diseminados por esta costa.

Pues bien, tras realizar las comprobaciones y realizar un despegue nos disponemos a hacer las tomas de vídeo y foto, rodeando la costa desde el mar. Entonces apreciamos la presencia de las gaviotas. Las gaviotas son animales agresivos, suelen alimentarse de pescado, pero no les hacen ascos a otras cosas.

Tras hacer un vuelo apacible rodeando un cabo donde está el faro decidimos filmar el puerto. Al acercarnos a la bocana del puerto observamos la presencia de gaviotas. Al principio no les damos importancia, pero vemos que cada vez vuelan más cerca del dron, y no es una, llegamos a contar tres (puede que fueran cuatro). Decidimos alejarnos de esa zona, pensando que puede que estén defiendo un territorio y nos vamos a volar hacia mar adentro. Pero el acoso continúa. Volvemos a la zona donde estaban al principio, a ver si no vuelven. Pero allí están, cada vez más cerca del dron. Se puede apreciar en el siguiente vídeo. Nótese que el objetivo de la cámara es un angular, por lo que la distancia del ave a la aeronave parece mayor.

https://youtu.be/cw8G_q8IuLo

El piloto ha de atender el manejo de la aeronave, la operativa de la cámara y sobre todo a las amenazas del entorno.  Por ese motivo tomamos tierra. En el camino de vuelta a la base las gaviotas se siguen acercando.

Aunque llevamos unos años volando aviones, nunca antes nos había pasado algo parecido. Decidimos buscar en los foros por experiencias parecidas. Leemos una entrada de un piloto que tiene un procedimiento ante estos casos (y que no se nos había ocurrido): poner el dron en modo atti o modo sport y subir, subir a lo máximo que permita la aeronave. Las gaviotas tienen que aletear muy fuerte para poder seguirlo y no pueden ascender en vertical como el dron. Según cómo, pueden desistir en su empeño. Pero la estrategia más conservadora es hacer un aterrizaje de emergencia.

En cualquier caso, es una amenaza que hay que tener en cuenta y debemos estar prevenidos y tener un plan para poder evitar daños.

About admin